2 de octubre de 2008

La necesidad de adorar a Dios en espíritu y en verdad.

Mucho he leído del nuevo paradigma que enfrenta a la iglesia con respecto a la culminación de la iglesia “congregacional” tal y como creíamos que era (ya que se nos ha enseñado por años un molde que no terminaba de encajar en el nuevo testamento…)

Los discípulos no tenían un lugar específico para reunirse. Lo hacían en donde fuese.

Jesús mismo reunía a las multitudes al aire libre, sin buscar un lugar determinado. A veces una casa en donde el público necesitado intentaba entrar por el techo. Otras veces en el Monte de los Olivos, otras veces hablaba desde la barca hacia alguna playa…

O sea, no nos dejó Jesús ejemplo de estructuras edilicias que fueran necesarias para adorar a Dios.

Cuando Jesús se retiraba a orar a solas, muchas veces lo hacía a cielo abierto. Así sucedió en el huerto de Getsemaní.

Entonces… ¿por qué se nos ha enseñado que “las cuatro paredes” son la iglesia? No puedo encontrar explicación a eso.

Lo que sí encuentro liberador, es que como individuo puedo tener comunión con el Señor fuera de la lata de sardinas.

No necesito estar cuatro horas de pie “sacrificando” alabanza, como se suele enseñar erróneamente.

Puede brotar alabanza de mi corazón hacia Dios sentado en alguna plaza pública. ¡Es más; posiblemente mi vida sea más útil a Dios en un lugar público que encerrado en un edificio en donde todos dicen creer en lo mismo, sin siquiera saber de qué se trata la vida cristiana !

Veamos este pasaje, en donde Felipe se acercó al carro en donde viajaba un etíope eunuco que estaba leyendo al profeta Isaías sin comprender lo que decía el texto:

Entonces Felipe, abriendo su boca y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco:Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado?

Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.

Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.

Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio mas, y siguió gozoso su camino.

- Hechos 8:35-39 -

Reflexionemos en lo siguiente:

En este pasaje vemos que Dios envía a Felipe cerca del etíope eunuco y Dios mismo lo “retira” de la escena antes de que pueda formar en la mente del eunuco cualquier otra idea equivocada.

Leyó, fue instruido, creyó y se bautizó, (en ese orden). PUNTO Y APARTE.

Dios no le dejó tiempo a Felipe para que le diera la tarjeta de su ministerio, ni le dijera a dónde tenía que ir el etíope todos los domingos a partir de ahora.

¿Dónde está la “consolidación” de esta nueva alma? (Esto para los amantes de la eternización del cristiano echando raíces en una sola tierra).

Sigamos…

Jesús mismo, hablando con la mujer Samaritana se ocupó de desbaratar los pensamientos de esta mujer que le preguntaba a dónde tenía que ir para adorar a Dios. Veamos qué dice la mujer:

Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar.

Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre.

Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.

Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

- Juan 4:20-21, 23-24 -

O sea, que según la palabra misma de Jesús, no es necesario ir a algún lugar determinado para adorar a Dios, sino que lo necesario es hacerlo en espíritu y en verdad.

¡Gracias Señor!

(Más palabras sobran).

El reparto equitativo de los apóstoles.

En la iglesia primitiva, si bien los nuevos cristianos abundaban en dádivas generosas y totales (llegando a vender todo lo que poseían), el fin de dichos recursos era compartirlo de un modo equitativo entre todos.

Es obvio que se continúa enseñando lo beneficioso que es dar, pero lamentablemente no se observa que el reparto se realice con certeza a quienes más lo necesiten.

Recordemos este pasaje:

Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido, y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad.
- Hechos 4:34-35
-

Las finanzas de una iglesia dicen mucho acerca de sus ministros. En algunas congregaciones se usa (con buen criterio) la publicación de cada balance de gastos y detalle del uso de los fondos recaudados.

Aún así, teniendo esa precaución de dejar las cuentas "claras y a la vista", se corre el riesgo de no ser un buen distribuidor de las recaudaciones voluntarias de los fieles.

Los tiempos pueden haber cambiado mucho, pero... ¿ha cambiado el Espíritu del Señor?

Que el Señor les bendiga !